CICLO DE CONFERENCIAS

Las cosas del querer. Enredos de la vida amorosa.

Si nos detenemos en las relaciones de pareja que están unidas por un lazo de amor, podemos recortar una mínima secuencia. Probablemente haya habido un momento inicial de contingencia, al menos en el primer encuentro con la persona que se ama; pero también estará presente el misterioso flechazo que envolvió al amante y al amado, sin oportunidad de retirada. En un momento posterior, veremos las necesarias artimañas con que cada pareja intentará hacer existir ese lazo que se habrá vuelto, súbitamente, indispensable.
Visto así, efectivamente, “el amor es un evento!” 1. Tiene la sutileza y la fuerza de ser un lazo que si acontece – no siempre ocurre- cambia radicalmente la vida del sujeto.
En cualquier caso, el enamoramiento se produce sin que medie la voluntad del que ama porque se sostiene en una elección desconocida e inconsciente, que contiene una marca de satisfacción, única y propia, que de pronto se reencuentra en el partenaire amado. De allí que no se pueda dirigir el amor por más pretensiones que se tengan, y sólo se pueda amar a aquel o aquella que íntimamente resuena con las marcas más íntimas de uno.
Pero eso íntimo de uno que la pareja amada atesora, también es un campo abonado de pasiones y de agresividad. El “amor puro” no existe más que en el plano del ideal tal como Lacan supo precisarlo con fineza al hablar de odioenamoramiento y bien lo podríamos poner en serie junto a otros ideales que mortifican la vida de pareja, el de la “media naranja” y el “te amaré siempre” por sólo nombrar algunos; ideales que como tales, hacen de la vida amorosa, verdaderos terrenos de insatisfacción cuando no se está advertido de que en definitiva,

entre el hombre y la mujer, el amor funciona – también- como un muro2 . Válido igualmente para parejas del mismo sexo, porque en ellas las funciones femeninas y masculinas también se delimitan.
Hombre y mujer, funcionan en relación al goce y su satisfacción de manera diferente. Por añadidura, tramitan de manera diferente el deseo y el amor.
Como consecuencia de ese funcionamiento desparejo, ante la imposibilidad de hacer uno con el otro, ante la imposibilidad de hacer de la relación sexual un encuentro completo y definitivo, las cosas del querer, se enredan.
Si bien el desencuentro en la pareja no es nuevo, sí lo es, el modo en que la sociedad actual se enfrenta a ello: amantes presenciales o virtuales; juegos de seducción o “tonteos” con personas que se conocen a través de la red; reencuentros con parejas pasadas facilitadas por la multiplicidad de aplicaciones tecnológicas; celos desenfrenados; exhibicionismos; citas a ciegas diseñadas por algoritmos; sustitución de partenaires sin inscripción de la pérdida; mujeres en posición de hombre intentando hacer pareja; hombres extraviados que se desvirilizan en la relación de pareja, y un largo etc.
Algunos ejemplos que muestran hasta dónde el sujeto contemporáneo, empujado por el imperativo de la satisfacción inmediata, soportando a duras penas el desencuentro entre el amor y el deseo, y tratando de resolverlo, puede llegar a extraviarse en su propio goce. El SCF-Alicante, no es indiferente a esos extravíos y con la pasión que el tema merece, os invita a conversar y a pensar sobre el amor y sus enredos.

Expresión de la psicoanalista francesa Marie Helène Brousse.
J. Lacan, Seminario 19, Cap. 4. Ed. Paidós.

 

Lugar

Club Información de Alicante
Avenida Doctor Rico, 17.
03005. Alicante.
CÓMO LLEGAR

Horario

20:00hs. 
ENTRADA LIBRE hasta completar el aforo.

“Las cosas del querer. Enredos de la vida amorosa”

Conferenciante: Paloma Blanco (Málaga)

Join now and claim bonus will hill bookmeker - wbetting.co.uk